Home Mail
UNA EMPRESA ARGENTINA

15/09/2016 Chubut, ante una gran oportunidad

Se licitaron 1.000 megavatios y se presentaron proyectos por 6.600 megavatios. El marco de dicha convocatoria es la ley 27.191 sancionada a partir de un proyecto del senador Guinle. Con localización en Chubut, se recibieron ofertas por 730 megavatios de energía eólica. Para dar una idea de la magnitud, esto representa una vez y media la potencia instalada de las centrales hidroeléctricas Futaleufú y Ameghino, sumando ambas.

Las nuevas condiciones del país y la política energética delineada por el actual Gobierno que busca reducir el déficit energético en el menor tiempo posible, colocó posiblemente una vara muy alta para que la industria nacional pueda presentar ofertas competitivas en dicha licitación. El pliego, como era lógico para un país inmerso en una crisis de falta de energía, privilegió los menores plazos de entrega y precios.

La introducción de bienes de capital para estos proyectos, es decir los aerogeneradores, están exentos del pago de los derechos a la importación, hasta el 31 de diciembre de 2017. Eso implica que prácticamente toda la inversión se realizará en base a molinos eólicos fabricados en el exterior. ¿Es esto todo lo esperable como desarrollo en materia eólica?. En mi opinión, no. Decididamente no. Si se coincide en un programa de largo plazo entre el sector público y el privado con objetivos más ambiciosos habrá mayores concreciones con efectos muy positivos.

No se trata de buscar protecciones industriales de dudosa equidad, sino fomentar la creación de una especialidad tecnológica e industrial en el país, en la cual los jóvenes encuentren alternativas de vida profesional y familiar. La fecha indicada de diciembre de 2017, podría ser una bisagra en la que la industria nacional pueda mostrar que con adecuados cambios en materia de derechos de importación se logre una fuente de progreso tecnológico nacional.

Para estar presente y jugar un papel importante en ese escenario industrialista nuestra provincia dispone de los recursos energéticos más importantes del país, localizados en buena parte del territorio chubutense. Es posible ejecutar proyectos de generación eólica en la costa norte y la costa sur del Chubut, además de muchas zonas del interior. La infraestructura de conexión eléctrica con adecuaciones a lo largo de los próximos años permitiría avanzar en concreciones cada vez más importantes. Además, los chubutenses contamos con el centro de evaluación de energía eólica más antiguo del país, y tiene en su territorio una de las dos únicas empresas dedicadas a la fabricación de este tipo de Aerogeneradores de Alta Potencia, la restante está radicada en la provincia de Mendoza. Coincidiendo ambas en la característica de ser totalmente de capitales nacionales.

Es decir, la energía eólica en Argentina a pesar de no ser aún una actividad consolidada, ha logrado que empresarios regionales hayan tomado el desafío trascendente de agregar valor genuino al proceso de generación de energía eléctrica a partir del viento. Es entonces un buen momento para pensar y acordar un plan de mediano y largo plazo para convertir a Chubut en una provincia referente en la industria eólica en Argentina. Se cuenta con nivel técnico en el conocimiento del recurso y la tecnología que lo hacen posible.

La industria eólica mundial tiene sólo 40 años de existencia con gran desarrollo en los últimos 20, por lo cual es factible imaginarse reducir las diferencias con las empresas extranjeras y lograr que una porción de los miles de aerogeneradores que se instalen en los próximos años sean argentinos. Lo cual implicaría que las universidades, los colegios industriales, los institutos de formación en general, tengan una real participación en generar especialidad y calidad de mano de obra en evaluación y conocimiento del recurso eólico, diseño de componentes, fabricación, construcción y montaje, operación y mantenimiento. Insertándose con conocimiento para brindar la mano de obra especializada que los numerosos parques eólicos a instalarse en Argentina demandarán.

Esto debiera ser motivo de un plan estratégico con participación de todos los sectores, de las cámaras empresarias y sindicatos, junto a las instituciones educativas. La creación de puestos de trabajo de alta especialidad lleva aparejado que empresas chubutenses puedan participar progresivamente con sus provisiones metalúrgicas, de ingeniería, de especialidad eléctrica, sus sistemas de control, como también el ensamblado integral de unidades nacionales, fomentando un núcleo industrial y de servicios especializado.

El Estado chubutense a su vez podría participar en la renta de estas inversiones asociándose a los proyectos por distintos mecanismos, dejando de lado la idea de implantar impuestos al recurso eólico por algo más genuino y efectivo para atraer inversiones.

Habrá que trabajar con amplitud en dicho plan, el que no debiera tener dueños, por estar orientado a trascender más de una gestión de gobierno e incluso más de una generación. Se trata de pensar un progresivo desarrollo industrial y de servicios en materia eólica, para la provincia y a la vez para muchas regiones del país. Poder empalmar la experiencia que significará la extraordinaria inversión inicial con una paulatina mayor presencia de componentes y turbinas eólicas nacionales. Conocemos la voluntad de la Secretaría de Industria de la Nación en apoyar esta línea de trabajo en el país, además del apoyo permanente del Ministerio de Ciencia y Tecnología. Argentina puede hacerlo y Chubut en ese contexto jugar un rol importante.

Sirva este modesto aporte para tratar de que el progreso no sea una frase declamatoria sino la consecuencia de una política compartida por los distintos sectores para aportar a un futuro de mayor empleo y calidad de vida.

 

Juan Ismael Retuerto

Fuente: Diario Digital el Chubut, 15 de septiembre de 2016

http://www.elchubut.com.ar/nota/181793/

diseño puntocero / desarrollo movius.com.ar